Milanesa a la Napolitana: RECETA, orígenes y variaciones

Muy buenas queridos comensales, bienvenidos a un nuevo post.

Hoy vamos a hablar de la milanesa a la napolitana, una receta que despierta pasiones y controversias en cuanto a su origen, pero que indudablemente, es una de las preferidas de todos los argentinos.

La milanesa es una de las grandes herencias gastronómicas que hemos recibido los argentinos gracias a los inmigrantes europeos que arribaron a nuestras tierras hace ya más de un centenar de años.

Particularmete la milanesa a la napolitana tiene un origen un poco confuso…

Aunque su nombre indicaría la procedencia de la región de Nápoles en Italia, hay cita historia por ahí dando vueltas que habla de un bar llamado “Napolí” en buenos aires, donde la receta habría sido inventada casi de casualidad.

Según esta historia al final de un turno nocturno en este bar, un cocinero inexperto, pasó de cocción la última milanesa del recinto.

Ante el gran problema que causaría enfrentar al comensal con este plato mal logrado, el dueño del bar recurrió a la siguiente solución:

Quitar el pan rayado quemado, untar la milanesa con salsa de tomate, colocarle queso y gratinar en el horno, dando origen así a la Milanesa a Napolitana.

Lejos estamos de poder determinar la veracidad de esta historia, pero como es mi blog, y me ha gustado mucho, me quedo con esa historia como cierta.

Receta Milanesa a la Napolitana

La carne:

Gracias a la maravillosa capacidad genética de nuestras vacas, en Argentina se pueden usar una gran variedad de cortes par hacer una milanesa, los más destacables son:

  • Cuadril
  • Bola de Lomo
  • Nalga

En este caso vamos a hacer la receta con una milanesa de nalga, pero cualquiera de esos cortes de carne está muy bien y el resultado final no variará en gran medida.

Inglesa para empanar:

Puede sonar medio raro, pero es simplemente la mezcla de huevo que usamos para que el pan rallado se pegue a la carne.

Consiste en la mezcla de los siguientes ingredientes…

  • 4 huevos batidos
  • 30 cc de leche
  • 10 gr de mostaza
  • 10 gr de sal

El rebozado:

La receta clásica de cualquier milanesa lleva pan rallado, sin embargo, el rebozado se pude hacer de varias maneras, panco, papas fritas trituradas, puré de papa deshidratado, cereal molido, son opciones válidas si se quiere salir de lo tradicional.

Preparación:

PASO 1: colocamos el filete de nalga en harina de ambos lados hasta que quede totalmente blanco. Quitamos el exceso de harina y vamos al siguiente paso.

PASO 2: pasamos la carne por el huevo sumergiéndolo completamente.

PASO 3: llevamos la carne al pan rallado presionando con el puño o la palma de la mano para que el pan se adhiera perfectamente a toda la milanesa.

La milanesa lista!

Se recomienda llevar a la heladera al menos una hora y mientras preparamos la salsa de tomate que irá por encima.

La salsa:

  1. En una hoya colocamos un buen chorro de aceite de oliva
  2. Agregamos media cebolla picada, un diente de ajo, una pizca de sal y pimienta.
  3. Una vez que la cebolla esta cocida agregamos una lata de tomate y la misma cantidad de agua.
  4. En este punto podemos agregarle una hoja de hierba aromática, a gusto del cocinero.

Ahora sí, cocción y armado de la milanesa a la Napolitana

PASO 1: freír la milanesa en abundante aceite bien caliente.

PASO 2: escurrir todo el aceite sobrante.

PASO 3: en una bandeja para horno colocamos la milanesa ya frita, encima la salsa de tomate, queso muzzarella y un poco de queso parmesano.

PASO 4: llevamos al horno hasta que el queso quede gratinado.

¿Y con qué acompañar las milanesas a la napolitana?

Con un fuentón o una pelopincho llena de papas fritas, obvio.

¿Sabías que?

Las primeras milanesas eran por excelencia de carne ovina y distan mucho de lo que son hoy en día.

Las primeras milanesas en Argentina se conocieron a principios de siglo XIX.

“La verdad de la milanesa” es una frase que hace referencia a la capacidad de ver y conocer el interior de las cosas y las personas.

En el pasado (e incluso hoy en día en algunos lugares) la milanesa se usaba para esconder defectos de la carne, sobre todo, el paso del tiempo.

De ahí la frase, que significa que la verdad de la milanesa, está por dentro del empanado, aunque en el exterior se vea perfecta.

Otros Toppings para las milanesas

Si te dan ganas de probar algo nuevo, hay unas cuantas combinaciones de ingredientes que quedan realmente deliciosos arriba de la milanesa.

Acá van algunos:

  • Cebolla caramelizada, salsa barbacoa y panceta crocante
  • Crema de verdeo con queso azul
  • 4 quesos: muzzarella, provolone, sardo y queso azul

Milanesa napolitana de pollo

Aunque muchos podrán pensar que una milanesa a la napolitana de pollo es un delito, la realidad es que, en nuestro país, durante mucho tiempo la carne predilecta para las milanesas no era de vaca.

Por el contrario, se utilizaban bifes de cabrito o de cordero.

Por lo tanto, la milanesa napolitana de pollo tiene mucho sentido.

Acá va una receta simple:

  • Con un palo de amasar se aplana una suprema de pollo cortada por la mitad y envuelta en papel film.
  • Se pasa la suprema por harina, huevo y pan rallado.
  • Se fríe en una buena cantidad de aceite hasta que quede dorada.
  • Se coloca en una fuente para horno y encima se le agrega salsa de tomate, queso, jamón cocido y queso de rallar de buena calidad.
  • Se lleva al horno precalentado durante unos minutos hasta que el queso se gratine.

Espero que te haya gustado mucho este informe sobre la milanesa a la napolitana, una de mis comidas preferidas y de gran parte del pueblo argentino.

Nos vemos en la próxima receta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *