Pollo a la parrilla

62 / 100 Puntuación SEO

Ingredientes

  • 1 pollo de campo
  • Sal y pimienta
  • Salmuera
  • Limón

Existen miles de formas de cocinar un pollo, y cuando se trata de la parrilla se puede ser tan creativo como la imaginación del cocinero de lugar.

En este post en particular vamos a hablar de la forma más simple y conocida de cocinar un pollo a las brasas, abierto completamente y con limón y salmuera.

Qué hay que saber antes de comenzar con nuestro pollo a la parrilla

A diferencia de un corte de novillo como el vacío, el ojo de bife o hasta incluso un costillar entero, el pollo presenta una dificultad añadida, y es que tiene texturas, músculos y puntos de cocción muy diferentes, por lo que un asado demasiado largo puede resecar partes magras como la pechuga, mientras que un asado corto puede provocar que las patas y los muslos queden crudos junto al hueso.

La primera medida que vamos a tomar para lograr una cocción pareja es abrir el pollo de tal forma que tengamos la mayor cantidad de carne pegada a la parrilla durante la mayor parte de tiempo.

Abriendo el pollo a través del esternón se logra abrirlo “tipo mariposa” facilitando su manipulación en la parrilla y su cocción pareja.

Cómo cocinar un pollo a las brasas

En el caso del pollo lo ideal sería tenerlo desde un día antes de hacer el asado sumergido completamente en una solución de agua y sal para que por efecto osmótico la sal penetre completamente la carne.

La realidad es que probablemente ningún asador en el hogar se tome este trabajo, asique una vez abierto el pollo vamos a salarlo con sal entrefina por dentro y por fuera, en la parte de la carne, procurando salar por debajo de la piel para que la carne reciba la sal.

Este salado inicial se irá reforzando con la utilización de la salmuera durante la cocción.

Con los fierros calientes y una temperatura media vamos a llevar el pollo a la parrilla, primero del lado de los huesos (la parte interna del pollo) durante 40 minutos aproximadamente.

Cada 10 minutos vamos a pincelar salmuera para que el pollo se mantenga hidratado en su parte superior y así evitar que nos quede reseco por dentro.

Pasados los 40 minutos vamos a darle vuelta y cocinarlo del lado de la piel durante otros 40 minutos.

El resultado perfecto debería cumplir tres requisitos: un pollo bien cocido junto a los huesos pero que aún conserve jugos en la pechuga (jugoso, NO rosado) y cuya piel esté dorada y crujiente sin haberse quemado.

Pollo a la parrilla

Con los fierros calientes y una temperatura media vamos a llevar el pollo a la parrilla, primero del lado de los huesos (la parte interna del pollo) durante 40 minutos aproximadamente.

Tipo: Principal

Cocina: Asado

Rendimiento de la receta: 4 porciones

Tiempo de preparación: 30M

Tiempo de cocinado: 1H20M

Tiempo total: 1H50M

Ingredientes de la receta: 1 pollo de campo Sal y pimienta Salmuera Limón

Deja un comentario